¿Cómo cuidar el instrumental rotatorio correctamente?

El instrumental rotatorio es el necesario para llevar a cabo los procedimientos odontológicos. Se trata del equipo básico para que cualquier especialista odontólogo se desenvuelva de manera autónoma en su rama. Representa una inversión necesaria para poner en marcha y mantener de manera exitosa y adecuada cualquier clínica dental. Es por ello que resulta de esencial importancia hacer énfasis en mantener cada una de las herramientas odontológicas en excelente estado, para asegurar que perduren en el tiempo y se pueda aprovechar a su vida media al máximo.  

 Una de las razones más importantes para brindar un adecuado mantenimiento a la instrumentación dental, es la responsabilidad del especialista en velar por la seguridad y bienestar de los pacientes. Un equipo en malas condiciones de higiene o de funcionamiento, podría condicionar a averías durante su uso, pudiendo ocasionar problemas de salud en los pacientes (o incluso agravando sus problemas dentales iniciales). Sin importar la marca o reputación del instrumental rotatorio, su mantenimiento debe ser esencial y prioritario. Por su parte, cada fabricante cuenta con especificaciones de limpieza exclusivas para sus productos, en dependencia de los materiales de fabricación, calidad y uso, país, etc. Sin embargo, la mayoría concuerda en básicamente las mismas tres normas fundamentales de higiene: limpieza,  lubricación y esterilización.  

 Limpieza. Este proceso inicia con la desinfección, ya que tras el uso de los materiales, y antes de usarlos con otro paciente, deben haber pasado por un adecuado proceso de desinfección para evitar el riesgo de infecciones, contagios y contaminación. Este primer paso debe llevarse a cabo de manera individual (pieza por pieza), con una sustancia desinfectante especial, de preferencia bactericida (capaz de eliminar los gérmenes por completo), compatible con el material del instrumental. Posteriormente, deberá limpiar el instrumental dental con agua potable caliente o tibia (± 30°C), con la ayuda de un cepillo, para desprender cualquier germen o residuos adheridos al instrumento, especialmente en las zonas de difícil acceso. Cabe mencionar que, durante todo este proceso, es imprescindible que el profesional lleve puestas las medidas protectoras adecuadas (guantes, mascarilla, gafas, etc) para evitar la contaminación cruzada. También es de gran importancia que los instrumentos no tengan contacto entre sí durante el proceso de limpieza ni desinfección. Tras culminar este primer paso deberá secar cada instrumento por separado con toallas secas, de preferencia fabricadas con un material suave, evitando en todo momento el uso de toallas húmedas impregnadas con alcohol o cualquier esta sustancia, ya que éstas suelen corroer el material y causar oxidación en el instrumental.  

 Lubricación. El instrumental rotatorio debe mantenerse siempre lubricado para asegurar su correcto funcionamiento y evitar causar daños a la dentadura de los pacientes. En este sentido, es imprescindible la lubricación para evitar los bloqueos en algunas partes del instrumental que deben mantenerse en movimiento y de no estar adecuadamente lubricadas podría sufrir trabas y averías. Para llevar a cabo este procedimiento será necesario disponer de un aceite en spray diseñado para este tipo de materiales. Por lo general son 100% sintéticos, dentro de los que podemos encontrar en el mercado, destacan las siguientes marcas: BienAir, Kavo, KDM, Hu-Friedy y Dentalflux. Estas marcas están médicamente testadas y ofrecen distintos aceites en aerosol para las diferentes características del instrumental rotatorio. Es importante lubricar cada parte de cada instrumento por separado, para asegurar que el producto haga su función de manera adecuada en cada una.  

 Esterilización. El último paso del mantenimiento del instrumental rotatorio se basa en la esterilización. Previamente limpio y esterilizado cada instrumento, podrán esterilizarse colocándolos en una bandeja (con cierta distancia entre uno y otro), cubriendolos con papel absorbente o también (de preferencia) pueden utilizarse bolsas de papel o plástico para empaquetar cada instrumento por separado, siempre y cuando estén bien cerradas. Finalmente se introduce la bandeja con los instrumentos en el autoclave, el cual no debe tener una temperatura mayor a 135°C. Para asegurar una esterilización eficaz, es necesario que los instrumentos se encuentren completamente secos y que se sigan las sugerencias y recomendaciones de mantenimiento de cada marca, al pie de la letra.  

 Estos pasos son esenciales para asegurar el mantenimiento y vida media del instrumental rotatorio. Pero además, es importante llevar a cabo este proceso cada vez que se culmine la atención a un paciente (mínimo dos veces al día). También hay que prestar especial atención al mantenimiento diario de la escupidera, ya que este espacio es común para todos los pacientes, representando un cúmulo de gérmenes y sustancias, particularmente sino se limpia constantemente. Además, es imprescindible revisar y limpiar constantemente el filtro de la manguera de succión, ya que pudiera colapsar y causar accidentes.  

El mantenimiento del instrumental rotatorio no solo se limita a los netamente a los implementos dentales, sino que también es necesario contar con una adecuada silla, lámpara y mecanismo de succión para brindar una excelente atención odontológica, y todas estas herramientas requieren de mantenimiento frecuente para evitar averías y deterioro. También es esencial tratar en la medida que sea posible, que las sustancias como sangre o secreciones, se sequen y queden adheridos a las herramientas. Para evitar esto, solo es necesario estar atento, y sumergir el instrumental en un envase con agua tibia, inmediatamente tras ensuciarse con residuos.  

 Evite además, ante todo, guardar los instrumentos húmedos o mojados. El agua estancada es uno de los peores enemigos del instrumental rotatorio. Asegúrese de secarlos bien antes de esterilizarlos y guardarlos. Trate además de adherirse a una única marca de limpiadores y lubricantes, descubra la ideal para su instrumental y use la misma marca siempre, ya que el cambio constante podría provocar daños en la apariencia y funcionalidad de sus herramientas dentales.  

 Un material dental limpio y esterilizado, así como un consultorio pulcro y ordenado, son parte de la imagen de un especialista odontológico. Todo experto en el tema sabe que un correcto mantenimiento prolonga la vida de su instrumental, ahorrándole mucho dinero y asegurando su éxito profesional.  

Deja un comentario